La crisis implosiona en el mercado de seguros

En menos de dos semanas he visto decisiones inesperadas que afectan directamente la prestación de servicios en el mercado asegurador y en donde el asegurado final termina impactado de manera importante. Dichas decisiones no son evidentemente del gusto de las aseguradoras e implican en muchos casos minimizar pérdidas económicas. Sin duda que el contexto de crisis que vivimos en el país se cierne con todo su peso en un mercado de servicios que no se había mostrado afectado de una manera tan dura.

Por ejemplo la primera aseguradora en ventas y servicios y capital Norteamericano unido a una gran trayectoria en alianza con su subsidiaria en el país, ha suspendido el servicio de asistencia de viajes en el exterior contemplado en pólizas de su ramo de personas. Primero tomó la decisión de no renovarlo en Julio y ahora apenas menos de 45 días después decide interrumpirlo con el objeto de minimizar pérdidas escandalosas y devolviendo primas no consumidas a sus clientes.

Otro ejemplo es la decisión de una aseguradora de capital foráneo de no financiar pólizas de salud. El grupo originario de España y con mas de 500 millones de clientes en el mundo, considera que es inviable financiar primas ante la elevada siniestralidad del ramo. En conjunto, otras aseguradoras han incrementado deducibles de manera exponencial para tratar de atajar el desaguadero de dinero en el ramo de seguros médicos.

También se cuenta la imposibilidad de instalación de dispositivos de ubicación satelital por parte de una aseguradora de capital local pese a que los tenía en oferta como retroactivo desde Marzo. La limitada cantidad de los aparatos de rastreo le dejan como alternativa irrespetar la oferta previa de instalación y hacerlo solo en vehículos de elevada suma asegurada. Y es una aseguradora que se asocia con capital gubernamental.

Así, hay todo tipo de contratiempos que se van acumulando generando mucho malestar en los asegurados. Ellos perciben que el componente servicio es practicamente nulo y tienen toda la razón. Resolver con éxito, en poco tiempo y a favor de los asegurados siniestros de vehículos o de salud es algo casi fortuito. Una verdadera pena.

Las alianzas, desarrrollos tecnologicos, expansión de servicios con proveedores se van haciendo caldo. Se van rompiendo y cada quién va defendiendo su parcela a su manera para soterrar la aguda crisis que vivimos.

El problema en ignorar una protección de riesgos porque ciertamente el componente de servicio este muy menguado es que la exposición a una pérdida devastadora sigue allí, indemne, lacerante y creciente.

Hay que asegurarse, hay que reinventarse, hay que exigir y hay que comprender al mismo tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s