Costos razonables ¿Para quién?

En el mercado de seguros en Venezuela existe una guerra del todos contra todos. La crisis que vive el país y que sin duda esta mermando la economía y ya de frente a la industria del seguro, esta generando escaramuzas que van creciendo en tono e intensidad. Las aseguradoras intentan salvaguardar la rentabilidad del negocio a como de lugar y para ello, toman medidas ortodoxas. Algunas, se comprenden en el contexto pero otras son francamente agresivas y terminan reventando la paciencia de los asegurados finales y de nosotros, los intermediarios.

Un ejemplo claro: La manida expresión “costos razonables” bajo la que los gerentes de siniestros de distintos ramos -énfasis salud y automóviles en este orden- usan para justificar una indemnización incompleta, mermada, menoscabada de un siniestro en los ramos descritos (Aunque también en muchos otros) acá, no hay nada nuevo porque siempre las aseguradoras han tratado de “Protegerse” del lucro, de la especulación que pudiese existir en la resolución de un siniestro con “beneficios” para el asegurado final lo cual es contrario al contrato de seguros.

Pero ya lo que ocurre en la actualidad es algo quijotesco, deplorable: Un porcentaje francamente mayoritario de cartas avales o reembolsos, también claves de acceso a servicios de emergencia contemplan en el mejor de los casos una merma de un 20% de su aprobación pero la realidad es que es mas cotidiano observar menoscabos de 40 a 60% en los requerimientos de estos mecanismos so pretexto de “costos razonables”

Lo peor, es que en muchos casos no existe un comunicado firme, claro, ético, sobre el porqué se toma esta decisión. No existe una explicación de que es lo que se ha dejado de pagar y el porqué desde una óptica técnica y legal. Sencillamente se indemniza y se aporta la coletilla “Gastos razonables”. No quieren dejar huella de lo ejecutado. Vaya.

Quiero dejar en claro que entiendo el difícil contexto de por medio, que comprendo que las primas son insuficientes para cubrir los siniestros en muchos casos y otros conflictos de difícil gerencia en el sector. Sin embargo, si tienes redes aliadas a las que diriges con preferencias tus siniestros, como mínimo y dentro de dichas redes deberías garantizar la indemnización en un mínimo de un 70% y hacer una depuración respectiva de los mejores proveedores de servicio.

Y por supuesto, las gerencias técnicas de siniestros deben respetar el derecho de asegurados y especialmente intermediarios de seguros en explicar con detalle el porqué del menoscabo de la indemnización, su sustento legítimo y técnico y acceder a retractarse cuando se les demuestra con argumentos sólidos que el proceder no es el adecuado.

Un caso reciente de una aseguradora emblemática pone en contexto lo que digo: Rechaza un 40% de la carta aval de un asegurado bajo el alegato de “costos razonables”, el asegurado busca presupuesto en otro centro médico de mas modesto nivel y el mismo desciende un 30% y la aseguradora vuelve a condicionar en un 30% alegando lo mismo.

O nos entendemos respetuosamente o los daños y conflictos en las relaciones con asegurados e intermediarios tomarán ribetes preocupantes.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo El mundo del seguro, Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s