Llegan las pólizas “Híbridas” al mercado de autos

Debieron existir desde siempre pero aparecen recién ahora, en el último año. Les llamo pólizas híbridas y la idea es conservar la cartera en franco descenso del mercado asegurador y además, ofrecer alternativas al mercado de emisión de pólizas nuevas con primas mas competitivas.

Para ello, las aseguradoras van creciendo en innovación. Ya no es solo un descuento en un deducible voluntario. Los nuevos productos contemplan algunas de estas características:

  • Cobertura amplia con limitación de suma asegurada por daños parciales y reposición de prima si dicha suma se consume
  • Cobertura amplia con deducible en el capital o en el siniestro con al menos cinco opciones en cada caso.
  • Casco a pérdida total; En donde se ofrece una suma asegurada limitada para siniestros. Esta última puede tener un límite de siniestros (ejemplo, máximo dos por año)
  • Casco a pérdida total con cobertura para vidrios solamente
  • Casco con cobertura a pérdida total y una RCV con extensión de daños al vehículo por siniestros específicamente de accidentes de tránsito.

En todo caso es importante consultar el producto con el que usted se sienta mas cómodo y le permita protegerse. El riesgo sigue siendo estruendoso en nuestra geografía nacional. Además, con el financiamiento podrá usar mecanismos que le permitan considerar el dejar a su preciado bien sin protección.

Analice y piense. Y lleve a su asesor al terrenos de explicarle las opciones anteriores en detalle.

Anuncios

Ramo automóviles: Cuando el colapso va tomando forma.

Irremediablemente, la situación que vivimos en nuestro país va arropando al sector seguros. La crisis económica con la espiral inflacionaria y la enorme escasez de productos que tenemos va afectando operativamente la indemnización  de siniestros. El principal ramo -automóviles- ha caído en una situación en donde existen tres sectores que tienen la razón y que luchan por ponerse de acuerdo: Asegurados (Siempre en primer lugar) aliados de talleres y repuestos y aseguradoras.

Los asegurados, que están pagando cifras astronómicas en sus pólizas producto de una revalorización atróz de sus máquinas, lo mínimo que esperan es un servicio diligente como correspondencia. Pues no lo hay: Ya no se trata solo de que el mercado de repuestos esta completamente paralizado y que hay que recurrir a importadores de oportunidad, plataformas de Internet locales o foráneas (Mercado Libre, Amazon, Ebay) sino de que los talleres no tienen los insumos como tintas, materiales de latoneria y pintura, para dar los acabados respectivos. Peor aún es el hecho de que lo poco que se consigue les cambia constantemente (Tanto como semanalmente). Además que la carencia de insumos es notable, la calidad ha bajado y los costes para el tallerista se han multiplicado asombrosamente. El conflicto es predecible: Las aseguradoras pretenden ajustar Baremos de manera espaciada para evitar el enorme desaguadero de dinero y un vertiginoso crecimiento de siniestralidad como consecuencia. Las mas razonables, las que tienen mejores redes de talleres (A veces exclusivos) flexionan un poco mas pero en general, ninguna quiere hacer revisiones de baremos tan frecuentes.

Total, que me temo avanzamos a la transformación de las coberturas por pérdidas parciales en un apartado en donde el asegurado si quiere tener su auto a tiempo debe pagar de su capital al taller y complementar con lo que ofrece la aseguradora. Y esto es lamentable.

Quizás, avanzamos sin saberlo a la condición primaria de una indemnización: La aseguradora se limita a resarcir -En dinero metálico incluso- sin garantía alguna de reparación en sus redes de talleres. Y a propósito, las ramificaciones de complicaciones son tales como que talleristas podrían romper relaciones de larga data con las aseguradoras. Esta ocurriendo de hecho.

En verdad es una desazón muy grande para un productor de seguros, no poder ofrecer una colaboración y asesoría efectiva a su cliente pues nos estamos quedando atascando TODOS en el macro problema económico de nuestro país. Es una verdadera pena y me pregunto si habrán transformaciones importantes como consecuencia en el mercado de seguros. Sí acaso la cobertura casco (Amplia y pérdidas parciales) no será pertinente contratarla para pasar a solo “Pérdida total” para que el asegurado no se sienta estafado y asuma su riesgo de iniciar su propia logística de reparación de siniestros. Es crudo, pero así estamos.

Momento de comprensión, comunicación e inteligencia.

El tic tac del mercado automotor y las aseguradoras

Difícil muy difícil. Siempre se puede estar peor y uno no quiere imaginar cual será el próximo paso. No lo queremos imaginar porque el ramo automotor es aún el sostén del mercado de seguros. Pese a su elevada siniestralidad -Que pega de seguro mas en aseguradoras pequeñas que buscan primas a como de lugar- el volumen de ventas sigue siendo muy grande. Esto y pese a que no existen autos nuevos. Nada, no hay siquiera un modelo 2015 en ciernes, algo inédito en cualquier lugar del mundo salvo ¿Cuba?

Ese dinero que sigue ingresando tiene muchos obstáculos. Sépalo estimado lector y cliente: Ofrecer un servicio va mucho mas allá de una aseguradora competente, un intermediario servicial y una proactividad del asegurado. Hoy los factores estructurales colisionan a gran velocidad como átomos en una gran masa física.

Pongámoslo de la siguiente manera: El vehículo por el que usted paga una enorme prima porque los valores de mercado están mas deformados que nunca, sufre el siniestro que es el objeto del “porqué” contratamos una póliza de seguros y a la hora de repararlo, este es el escenario:

1) Talleres repletos y con una actitud desconfiada, con listas de agenda de varias semanas y reticentes a recibir al auto si mano de obra no es acorde a expectativas o bien, el siniestro lleva repuestos.

2) Repuestos dijimos: Escacés monstruosa de ellos, mucho tiempo para que los mismos lleguen al taller. Cuando ocurra la mano de obra será insuficiente. A replantear otra vez. Se necesita de coordinación y colaboración de asegurado-intermediario para conseguir repuestos por cuenta propia y ser reembolsados por la aseguradora.

3) Insumos: No hay materia prima para reparar autos: Pintura, tintes, transparentes, lijas y un largo etc. Los talleres trabajan con lo que consiguen. Una proporción creciente de autos quedan mal reparados lo cual no siempre se nota al mismo momento de retirarlos.

4) Pérdidas totales: Crecen porque muchas personas prefieren dejar su auto debajo de valor de mercado para poder pagar la prima y así “tener algo”. Además, las aseguradoras no dudan en apegarse al 75% de la pérdida total para liquidarlo. ¿Porqué? Sencillo, es mas conveniente y rápido que un auto demandando atenciones arrumado en un estacionamiento por meses sin expectativas de reparación por lo antes dicho.

Mas que nunca hemos retrocedido al concepto de que usted esta asegurando un bien pensando en un concepto financiero, no de servicio. No es culpa de aseguradoras, ni de intermediarios es la realidad país la que nos abofetea. Dejar sin cobertura a un bien que es en muchos casos la única o principal inversión de su dueño para dar otros pasos importantes no luce razonable.

Así las cosas, sea prudente, flexible y paciente.  No nos queda de otra.

 

Resultados de una aseguradora que cubre daños graves en el motor de su auto.

Desde UK, Warranty Direct, una aseguradora  que cubre por una cuota mensual averías graves de motor nos ofrece el resultado -Por marcas- de las mas o menos fiables.

Según los datos de 50.000 pólizas, los 10 menos fiables, empezando por el peor, son: MG Rover, Audi, MINI, Saab, Opel, Peugeot, BMW, Renault, Volkswagen y Mitsubishi. Se cuela un oriental en la lista —y con buena fama— y varias marcas europeas de gran reputación. ¿Y cuáles son los más fiables por marcas?

Una vez más, dos fabricantes japoneses están en lo más alto, aunque echo de menos a Mazda. De la más fiable a la que menos, los 10 mejores son Honda, Toyota, Mercedes, Volvo, Jaguar, Lexus, Fiat, Ford, Nissan y Land Rover. ¡Anda! Los vilipendiados italianos, en séptimo lugar, con un fallo grave de motor cada 85 pólizas.

El estudio es del año 2013. Lo que me parece interesante es cómo una aseguradora se mete en este tópico, desmontando el paradigma de que las coberturas solo deben ser  para daños desde lo externo a lo interno. Quizás, y en la medida que las circunstancias económicas aprieten, en Venezuela tengamos que ser “creativos” y comenzar a ofrecer coberturas de este tipo.

 

Apreciaciones sobre los 13.000 autos chinos en camino.

El gobierno acaba de descubrir que Chery “exportará” 13.000 autos chinos a estas tierras. Un tolla húmeda en la frente del enfermo con 40° de fiebre. Sepa usted que esos 13 mil autos asiáticos no representan el 10% de un mercado de autos en un año “Promedio” de los recientes de la actividad de ensamblaje. Ah, y dije la palabra clave: e-n-s-a-m-b-l-a-j-e que equivale a actividad industrial, productividad, empleo y ventas.

En otras palabras, la fiebre bajará por corto tiempo a 39,5° y luego regresará a 40 o mas.

Pero al margen de que son autos de una calidad terciaria en función de las necesidades y gustos venezolanos y que su servicio post-venta no tiene la experiencia ni infraestructura para tildarse de eficiente, ¿Que significa a efectos del mercado asegurador?

Pues que tras meses con ensambladoras que no ensamblan o importan UN SOLO AUTO nuevo, entrará ese oxígeno transitorio. Pero es bueno puntualizar algunas cosas. Enumero.

1) ¿Serán ofrecidos a compradores ordinarios o habrán preferencias gubernamentales?

2) ¿Se permitirá su asegurabilidad por cualquier aseguradora en función de lo antes descrito?

No hay dudas que estos gobiernos “sociales”han enunciado leyes concretas para evitar la rosca grotesca de los seguros monopolizados por algunas redes de corretaje en alianza con la cadena de distribución automotriz. Pero es poco lo que se ha hecho.

Pero no es ese mi foco. Los autos chinos de cualquier marca son mal visto por aseguradoras. En principio, llegarán con precios regulados debajo de los enormes valores del mercado de autos secundarios. En segundo plano, las aseguradoras están relativamente obligadas a asegurarlos bajo esos precios regulados. Luego, hay un grupo no desestimable de empresas que sencillamente no los quieren. Así. ¿Porqué no?

1) No hay estructura de reposición de repuestos y servicio.

2) Son especialmente siniestrosos

3) La calidad del ensamblaje y la condición de uso de estos autos hacen difícil su reparación exitosa

Los dos últimos puntos están interconectados entre sí. Son siniestrosos porque sus compradores son usualmente jóvenes y el conductor jóven lo usa con frecuencia. Ese uso incluye abuso de normas de conducción. La calidad de ensamblaje no es que sea mala solo por una discriminación específica. Es mala porque están pensados para una vida útil corta, en autovías optimas y con una red de servicio excepcional. Así pasa en China, que de capitalista lo tiene todo: El auto se vende, usted lo paga cómodamente, lo usa entre 2-5 años, recorre un kilometraje corto y nuevamente usted lo vende, el desguase lo agarra y así el ciclo. Es similar al europeo y en general al mundo desarrollado de primer nivel solo que los chinos hacen autos “vistosos” pero transitorios.  En el caso de Chery, Son socios tecnológicos de Jaguar y Land Rover, y tienen una participación del 50% en Qoros. Es una marca joven, va a cumplir 15 años apenas. Y si me dicen que a plazo serán como Hiunday (Acuérdese que los primeros coreanos de la década de los 90 fueron autos mediocres pero que evolucionaron rápidamente) no me sorprendería.

Un auto es “bueno” en Venezuela cuando recorre muchos kilometros con bajo mantenimiento y cuando es ensamblado pensando en las durísimas condiciones de uso en nuestro país: Tráfico infernal, vías en mal estado y las conocidas exigencias de nuestra condición geográfica. Y por supuesto: Tiene un post-servicio decente.

Y desde el concepto asegurador, hasta que no exista un parque industrial que de un soporte continuado a estos autos que vienen por “Manadas” sus tasas y condiciones de asegurabilidad no serán las mejores. Aunque sea lo poco que nos pueden ofrecer.

 

Seguros en Venezuela: De todo un poco

Ya se muy bien que me fui de “parranda” con la actualización de este blog…

 

¿Qué hay de nuevo en el mercado de seguros de Venezuela, al menos a simple vista? Veamos.

En mi penúltimo post hablaba del problema que significaría el tema de la regulación de costes, honorarios y procedimientos médicos a las clínicas privadas. Los efectos comienzan a sentirse y la crispación entre asegurados, centros médicos privados y las aseguradoras se irá colocando en niveles insoportables. Ayer, una cliente me comentaba que en un reconocido centro clínico de la ciudad una aseguradora “promovía” que la maternidad tenía que disponer unos costos específicos y que caso contrario el cliente debía llamar a organismos de defensa del consumidor gubernamentales para que fuese apoyada.

Lo anterior, parece hasta loable de esta empresa para cualquiera que no conoce la realidad de nuestro país.

Otro factor preocupante es el cierre progresivo de áreas de máxima tecnología médica en donde se disponían de los mejores procedimientos para la salud. No soportan simplemente estos baremos.

Mientras esto va en pleno acontecimiento y sin expectativas de que tenga una modificación pues forma parte de una decisión política importante e ideológica, ahora nos revienta la ley de compra venta de vehículos, mecanismo este, que pretende poner a raya los precios exorbitantes  que alcanzan los autos en nuestro país. Hago un inciso para comentar si estos precios realmente no se autoregularían con una economía libre, próspera y con gran oferta. Acto seguido el punto donde la industria aseguradora queda implicada tiene que ver con que se prohibirá el asegurar el vehículo por encima del valor establecido por el gobierno. Entiendo, que existirá una tabla con valores de depreciación por año, uso, marca modelo y un valor de vehículo nuevo que marcará la pauta. En dos platos: Se quiere crear el esquema que rige en otros países donde la norma es que un vehículo se deprecie y no se revalorice.

Todo lo anterior tiene mucho sentido sino fuese porque el venezolano promedio “invierte” en su auto como también en inmuebles como únicos depositarios de estratégias financieras en un momento donde la inflación arrasa con ahorros y el mercado bursátil es inexistente.

Imagine el escenario: Usted comprará un auto a un precio impuesto y lo asegurará por un precio impuesto. Me imagino que los mecanismos de notaría y registro tendrán mucha conexión en todo esto pero ¿Cómo evitar transacciones por debajo de lo mostrado legalmente?

¿Cómo limitar a una aseguradora que fuera de una cobertura de “casco” asegure un valor adicional en otra partida? ¿De qué manera la regularás?

Como punto final dos cosas:

La primera es preocupante: Un directivo de una aseguradora muy importante del mercado me indica que siguen dando perdidas importantes en el ramo de salud. Es decir, modificaron todo lo posible (Desmejoraron la póliza, limitaron el financiamiento, aumentaron drásticamente el deducible, alteraron los mecanismos de indemnización haciéndolos muy estrictos) y con todo, no se ve el queso a la tostada. Caramba.

El último punto es que otra aseguradora de magnitud va a empezar a ofrecer una RCV con indemnización de daños parciales de índole mayor o menor con límites prefijados. Es decir, no solo indemnizará vía daños a terceros sino por daños propios. Espero por el primaje y el lanzamiento del producto final pero me parece de buenas a primeras interesante y rompedor de paradigmas.

Hace falta.

Cosas que facilitan los siniestros (Autos)

En estos días, una cliente me hizo una pregunta tan cándida, tan genuina que me descolocó y al tiempo, me gustó: ¿Qué hacen ciertas personas para ser susceptibles a cada rato estar metidas en un proceso de siniestros?

Obvio… Ella hablaba concretamente de siniestro de automóvil.

Me puse a razonar y encontré algunos lugares comunes, muy frecuentes en los siniestros de autos. Los ofrezco a quién pueda interesar:

1) Distracción: Por encima de las normales recomendaciones de “imprudencia y exceso de velocidad” la distracción ha tomado ribetes alarmantes en estos tiempos. En la gran mayoría de accidentes leves (Y me temo en otros de magnitud) los conductores no explican de un todo que estaban “distraidos” por la pena usual que causa admitir… Que rayaste tu auto mientras retrocedías y hablabas por ejemplo por celular. Esto, es un increíble incremento de la siniestralidad hoy día, Twitter, SMS, Whatsapp, PIN… Todos condensados en los Smartphone que no soltamos en ningún momento.

Pero la distracción tiene otras vertientes, por ejemplo, en Caracas cada vez mas personas usan durante el manejo audifonos. ¿Cómo es posible? ¿No tiene equipo de sonido el auto? Usar audifonos mientras se conduce es… Prefiero no expresar el adjetivo pero como mínimo es irresponsable. ¿Aislarse del mundo exterior por cual razón? ¿No escuchar cornetas de advertencias, pinchazos de cauchos, ruidos del auto? Increíble realmente…

2) Imprudencia: Ahora sí, la consabida imprudencia. En los tiempos actuales yo la siento tremendamente ligada a la lamentable fusión de que maneja un auto el que quiere y no el que debe. Y digo auto pero es cualquier cosa que se mueve y tenga un motor empezando por motos. El ciudadano común en un vehículo sale a “defenderse” y a meterse en cuanto espacio, canal de circulación le sea posible sin importar las consecuencias. Un clásico ejemplo es el de las personas que ante un monstruo de toneladas de carga, se cruzan en sus caminos sin pensar en lo dificil y distinto que son los ángulos de visión de estas maquinarias y además, del grado distinto de movilidad y reacción que disponen.

3) Impericia: Ligada a la anterior voy a ser conciso: Conducir un vehículo a motor debería ser un proceso de entrenamiento consciente y de permisología asertiva. No siendo así, la gente abusa o menosprecia las capacidades de sus máquinas. Muchos accidentes se producen porque un conductor ignora que maniobrando una caja de cambios de manera debida, pudo dosificar una frenada. También otro ejemplo es la conducción bajo lluvia que no requiere solamente de lentitud como única previsión. Asimismo, las personas tripulan autos tipo “SUV” con la misma ligereza que un Sub compacto utilitario. El peso en un auto, es algo que debería ser tomado muy en cuenta.

4) Indiferencia: Dejar autos con parqueros a cada ocasión. Estacionar sobre brocales y rayados, dejar reproductores extraibles a la vista de ladrones, ir con vidrios abajo mostrando señales ostentosas de aparatos electrónicos, bajarse a repostar gasolina y dejar a un niño solitario en el asiento derecho. Realmente, el grado de ligereza con la que mucha gente anda en sus vehículos excita a la delincuencia en sus distintas formas y categorías.

Espero que razone lo anterior. Las cuatro razones no son nuevas pero se han perfeccionado con el tiempo, han cambiado de modus, de proceder.