Crisis: Esta pasando

Algunos comentarios de cómo esta operando el mercado de seguros ante las difíciles circunstancias que han implosionado en nuestra economía en este año 2015:

  1. Discrepancia entre organismos como la cámara de aseguradoras y canatame (Cámara nacional de talleres mecánicos) sobre la manera en la que se indemnizan siniestros, mecanismos, baremos y vigencia de pólizas
  2. Reducción significativa de plazos en financiamientos y fraccionamientos. En casos extremos incluso eliminación de estos y aumento de tasas de interés.
  3. Menoscabo en aumento de coberturas en el sector salud. Siguen incrementándose primas y deducibles.
  4. En sector automóvil, recibos de revalorizaciones que representan ingresos para aseguradoras y beneficios para la indemnización por pérdida total de los asegurados.
  5. Empeoramiento en las relaciones entre clínicas y aseguradoras estas últimas, con medidas como la suspensión de clínicas concertadas para dejar solo el concepto de afiliadas.
  6. A raíz del punto anterior, empeora la indemnización satisfactoria de los asegurados que deben tener un “fondo” para compensar gastos no reconocidos por las aseguradoras (Además de pagar una prima costosa lo cual es contraproducente)
  7. Talleres se desligan de aseguradoras. Los que mantienen relación exigen dinero adicional a asegurados para poder realizar trabajos de reposición de siniestros dado que están insatisfechos con baremos.
  8. Talleres de latoneria anticipan cierre de operaciones y ya no tienen muchos de ellos, cupos sino hasta el año entrante (Y no será Enero)
  9. Aseguradoras no flexibilizan reconsideraciones de siniestros especialmente en el ramo salud.
  10. Se exacerba la suscripción de riesgos en el área de salud. Algunas aseguradoras intentan abrirse paso con productos con prima en divisa foránea para garantizar un servicio de primer nivel.

¿Que hay que hacer?

Eso va en otro post muy pronto.

Anuncios

Longevidad dispara industria de la salud

TEXCOCO.- (Texcoco Press).- A principios del siglo XX el promedio de vida mundial era de 31 años; hoy es de alrededor de 70. Esto es en gran parte el testamento de un mejor cuidado de la salud. Las vacunas dominaron a la polio y el sarampión, y la viruela fue erradicada.

Sin embargo, esos avances significan que el mundo enfrenta un nuevo desafío en el siglo XXI. Mientras menos gente muere por enfermedades infecciosas, un creciente número de personas vive lo suficiente para desarrollar condiciones crónicas como enfermedades cardiacas, cáncer, diabetes y demencia.

Eso es cierto en países ricos, como Estados Unidos, donde 86 por ciento del gasto en cuidado de salud se dirige a enfermedades no transmisibles, pero los males crónicos representan de 60 por ciento de las muertes en el mundo cada año, tres cuartas partes en los países en desarrollo.

Esta carga aumenta a medida que el desarrollo económico expone a más gente de Asia, África y América Latina a factores como el estilo de vida sedentario y mayor longevidad. El número de personas en el planeta con más de 60 años se duplicó desde 1980; este grupo representará más de uno de cada cinco personas en 2050, según la Organización Mundial de la Salud.

Una creciente cantidad de personas con dinero y con más edad, susceptibles de enfermedades crónicas, puede parecer una receta para el crecimiento de la industria de la salud.

El gasto por cuidados médicos en China se proyecta que crezca 14 por ciento al año entre 2013 y 2017, dice el Economist Intelligence Unit (EIU). Incluso un mercado maduro, como el de EU, probablemente crecerá 4.4 por ciento en el mismo periodo.

Sin embargo, esos costos crecientes son una presión para gobiernos, aseguradoras y pacientes, y plantean dudas sobre la sustentabilidad de los modelos de cuidados de salud actuales.

Desde el racionamiento de medicamentos para el cáncer en Reino Unido hasta el incremento de los gastos en los mismos pacientes de EU, la evidencia de esto es notable en todo el mundo desarrollado. Las presiones de costos no son menos severas en los países en desarrollo.

Kare Schultz, director de Operaciones de Novo Nordisk, el mayor fabricante de insulina del mundo, dice que el aumento de los costos lleva a una convergencia de los sistemas de salud, y todos los países comparten la carga entre gasto público, aseguradoras y financiamiento de los pacientes. “Europa se mueve hacia el sistema de EU y EU se mueve hacia el sistema europeo, y China se ubicará en medio”, dice.

La presión de precios no es nada nuevo en los sistemas de salud pública de Europa de un solo pagador, que desde hace mucho tiempo utiliza su poder de negociación para tener un descuento de entre 30 y 40 por ciento en el precio de los medicamentos en comparación con el mercado fragmentado de EU.

Pero hay señales de que incluso EU se volvió más consciente en los costos desde que el presidente Barack Obama impulsó un acceso más amplio al seguro de salud mediante la Ley de Cuidado de Salud Asequible.

En China, las duras medidas del gobierno contra los sobornos entre las farmacéuticas, que atrapó a la británica GlaxoSmithKline, en parte fue un reflejo del deseo de Pekín para hacer frente a los costos inflados. De igual manera, está el enfoque agresivo de India para impugnar las patentes de fármacos y aumentar la disponibilidad de los medicamentos genéricos de bajo costo.

El entorno obliga a las farmacéuticas a trabajar más duro para demostrar que sus productos y servicios ofrecen a los pacientes beneficios medibles a un costo asequible. Y se intensifican los esfuerzos para reducir el costo de desarrollo de nuevos medicamentos, que se estiman en 2 mil 560 millones de dólares.

Hay esperanzas de que el surgimiento de la tecnología digital de cuidados de salud y la proliferación de datos de pacientes que la acompaña ayuden a ofrecer soluciones. Las aplicaciones móviles y los sensores tienen el potencial de proporcionar información en tiempo real de la salud de una persona y revelar las tendencias generales de la población, lo que puede aumentar la eficiencia de investigación médica y la atención de salud.

Sin embargo, hay una gran distancia entre lo que promete esta revolución y la realidad de la infraestructura de los cuidados de salud. Pascale Richetta, vicepresidenta para Europa occidental y Canadá de AbbVie, la farmacéutica estadunidense, dice que se gastan demasiados recursos en costosos hospitales que se diseñan para cuidados intensivos, en lugar de crónicos. “Necesitamos alejar el cuidado de los hospitales para llevarlos a las casas y a la comunidad”, dice.

Añade que debe haber mayor enfoque en la prevención de enfermedades y en el diagnóstico temprano, y cita el ejemplo de los centros ambulatorios de España para ofrecer una intervención temprana contra los desórdenes musculoesqueléticos. Se estima que por cada euro que se invierte, se ahorran 11 al reducir los costos de cuidado de largo plazo y el ausentismo laboral.

“Es importante ver el gasto en cuidados de salud no solo como un costo, sino como una inversión. El énfasis debe de ser lograr una buena relación costo/precio de la inversión”, dice Ana Nicholls, especialista en cuidados de salud en la EIU.

Algunos países lo hacen mejor que otros. El índice de resultados y gasto de salud del EIU del año pasado ubicó a Japón y Singapur con mejor desempeño en sus resultados. En contraste, EU solo llegó al lugar 33, por debajo de Líbano y Costa Rica, a pesar de ser el que más gasta por persona de los 166 países del estudio.

El índice resaltó la enorme distancia entre el gasto de 9 mil 126 dólares per cápita de EU y los 96 dólares del último lugar, Sierra Leona, uno de los países más golpeados por el ébola. Este brote es un recordatorio de que los avances médicos en el último siglo no se comparten equitativamente. La esperanza de vida en África cayó desde la década de los 90 debido al sida.

Nuevos medicamentos permiten que personas con VIH tengan esperanza de vida normal, y se apresuraron las pruebas de vacunas y tratamientos prometedores contra el ébola. Hay grandes avances para enfrentar enfermedades crónicas. Pero la ciencia debe demostrar que es la parte fácil en comparación con poder satisfacer la demanda de tratamientos asequibles.

Aseguradoras contra plan de Obama

“Hemos hecho torpemente el despliegue de esta ley de salud”, admitió Obama en la conferencia de prensa en la Casa Blanca.

 

Compañías de seguro y reguladores estatales recibieron con resistencia el anuncio que hizo el presidente Barack Obama este jueves en torno a que permitirá que las personas renueven por un año adicional sus seguros médicos actuales que habían sido cancelados o estaban por expirar.

Los detractores temen que este cambio en las reglas en torno a Obamacare afecte seriamente el nuevo mercado de seguros médicos a partir de 2014 y eleve las primas de las pólizas de seguro.

 De acuerdo a una fuente citada por el New York Times, tras el anuncio de Obama, reguladores de seguro participaron en una conferencia telefónica, en la que muchos expresaron su desdén por la propuesta.

Por su parte, el analista Carl McDonald, de Citigroup, manifestó que el plan de Obama crea una “enorme carga administrativa” para las aseguradoras, que ahora tienen que echar para atrás y volver a poner en sus sistemas millones de pólizas de seguro que ya habían sido canceladas, reporta el diario neoyorquino.

Con el anuncio del jueves, el presidente busca recuperar la confianza en su Gobierno, seriamente afectada por los problemas en la web http://www.HealthCare.gov (que ha impedido el acceso a miles de ciudadanos a suscribirse en los nuevos planes médicos) y la política de cancelación de los planes médicos.

“Hemos hecho torpemente el despliegue de esta ley de salud”, admitió Obama en la conferencia de prensa en la Casa Blanca, donde anunció que quienes lo deseen podrán mantener en 2014 los planes médicos que debían ser renovados o cancelados a fin de este año, esto a fin de cumplir con los requerimientos de la reforma de salud, promulgada en 2010.

“Vamos a resolver todos los problemas (…) Y la Ley de Cuidado Asequible (como se conoce a la reforma) va a funcionar”, dijo.

(Tomado de http://www.telemundo47.com)

Aseguradoras venezolanas se posicionan en Panamá

¿Porqué las aseguradoras venezolanas se expanden hacía mercados cercanos?

ENTORNOINTELIGENTE.COM / Capital Financiero /

El mercado asegurador panameño sigue atrayendo nuevos jugadores. El primero de noviembre inició operaciones de forma oficial la última aseguradora en incorporarse a la plaza, se trata de La Regional de Seguros, de capital venezolano, la cual según sus directivos llegó para quedarse. El número de aseguradoras venezolanas que operan en el mercado panameño sube a siete, una avanzada  que es encabezada por Aseguradora Ancón y Banesco Seguros. El gerente de La Regional de Seguros Panamá, Carlos Samudio Calvo, dijo que obtuvieron licencia para operar en todos los ramos, pero empezarán operaciones con siete productos: Auto, accidentes, personales, comercio, residenciales, colectivos de vida y vida individual. “Queremos posicionar la marca en los dos meses que quedan del año, para enero iniciar con una campaña publicitaria”, expresó el ejecutivo.

La Regional de Seguros ocupa la posición número nueve en el mercado venezolano, en donde operan 61 aseguradoras. En Panamá le queda un camino por recorrer, el mercado históricamente ha sido liderado por Assa e Internacional de Seguros, ambas de capital panameño, quienes controlan el 33% del mercado. En opinión de Samudio, el mercado panameño es muy competitivo y tiene muchas oportunidades de innovar y de hacer cosas diferentes. Hasta el pasado mes de septiembre, el monto de primas emitidas sumaba $892,2 millones, marcando un crecimiento del 8,52%, de los cuales $95 millones corresponden a primas comercializadas por las empresas venezolanas que operan en el país, de acuerdo con cifras de la Superintendencia de Seguros y Reaseguros.

La aseguradora venezolana que ha mantenido un mayor crecimiento es Ancón, que registraba un incremento de 5,63% hasta septiembre (Ver recuadro: Desempeño de las empresas venezolanas). Samudio señaló que en Panamá existe un mercado cautivo interesante, con muchas personas por asegurar al igual que sus bienes. En la actualidad las empresas aseguradoras venezolanas controlan el 9,69% del mercado panameño. El presidente de La Regional de Seguros, José Gregorio Castillejos, dijo conocer perfectamente que el mercado local es muy difícil, pero es donde están los retos, y agregó que  en el negocio asegurador las inversiones son a largo plazo. Pese a la creciente llegada de aseguradoras venezolanas, las empresas de capital panameño siguen siendo el número más grande, con un total de 10.

Panamá es el principal mercado asegurador de la región centroamericana y, según las proyecciones, cerraría el año con primas emitidas entre $1.200 y $1.300 millones, con un crecimiento de alrededor del 8%. Jorge González, gerente general de Banesco Seguros,  es de los que  considera  que al mercado panameño es  muy competitivo, pero el objetivo de le empresa es lograr cada vez una mayor presencia y ampliar sus servicios a otros nichos. El principal dolor de cabeza de los aseguradores en estos momentos es el incremento de los niveles de siniestralidad, que al pasado mes de septiembre alcanzó los $375,2 millones, un incremento del 20,4%, Para Dino Mon, vicepresidente ejecutivo de Mapfre Panamá, los nuevos jugadores venezolanos que han ingresado a la plaza panameña en los últimos tres años aún no tiene un impacto significativo en  el market share y representan menos del 1%. Sin  embargo, destacó la participación de las aseguradoras Ancón y Banesco, que son las que hacen el mayor peso y en especial la primera que cuenta con una amplia  tradición en el mercado. Y es que esta aseguradora  inició con capital panameño y luego fue adquirida por inversionistas venezolanos. En cuanto a Banesco Seguros expresó que  llegó  “con un claro plan de negocios de explotar las sinergias que le brindaba su inversión alterna en el sector de la banca en Panamá”. De esta forma ha logrado su crecimiento y “una visión de permanencia que se sustenta en la medida que su negocio principal, la banca, permanezca”, puntualizó.

 

Obamacare: El seguro de la discordia

En Estados Unidos 48,6 millones de estadounidenses están sin cobertura médica

Excelente artículo que aunque pertenece a un país extranjero, refleja que los problemas de las aseguradoras en economías de primer mundo como USA, están estrechamente ligados a las delegaciones de responsabilidad en sus respectivos gobiernos.

El mundo estuvo en vilo durante 16 días esperando a que demócratas y republicanos llegaran a un acuerdo presupuestario para lograr reabrir el gobierno de Estados Unidos. No era para menos. El fracaso en las negociaciones, según la calificadora Standard & Poor´s,  hubiese causado una crisis peor que la ocasionada por el colapso del banco de inversión Lehman Brothers en 2008, considerado como el inicio de la Gran Recesión y cuyas consecuencias aún se sienten en el mundo.

En el centro de la disputa estaba la nueva reforma sanitaria conocida como Obamacare. Un grupo de 40 republicanos en el Congreso y pertenecientes al Tea Party, condicionaban la aprobación del presupuesto y el alza del endeudamiento a la postergación o modificación de elementos fundamentales de la medida.

Luego de un acuerdo alcanzado in extremis, el presidente Barack Obama firmó a la medianoche del miércoles el acuerdo aprobado por el Congreso, lo que evitó el cese de pagos, pero que igual llegó a costarle a su administración 24 millardos de dólares.

Emilio Figueredo, ex embajador de Venezuela ante la ONU, expuso que el origen de la crisis se atribuye a esa minoría radical entre los diputados republicanos del Tea Party, que busca hacer oposición a la agenda de Obama. “En esos regímenes, una minoría puede bloquear al gobierno, lo que, además, muestra que se está dando un cambio de paradigma en la política, pues antes era pragmática y se ha vuelto ideológica”, dijo.

La ley. En Estados Unidos 48,6  millones de personas no cuentan con un seguro médico y las aseguradoras privadas cobran altas primas, excluyen enfermedades crónicas y condiciones preexistentes.

La Ley de Atención Sanitaria Asequible, mejor conocida como Obamacare, aunque no busca cambiar directamente el sistema privado, hará que la cobertura sanitaria para los ciudadanos sea obligatoria, garantizará prestaciones mínimas y subsidios a las personas con menos recursos así como multas a quienes infrinjan en la norma.

Los beneficios. La medicina privada es predominante en Estados Unidos pero el gobierno cuenta con dos programas del Estado: Medicaid para atender a las personas de menos recursos y Medicare, para brindar  asistencia a los mayores de 65 años. Ambos son sistemas de financiación federal y obligatorios pero con atención de parte de instancias privadas.

Según datos del portal web del Ejecutivo ObamaCare Facts, actualmente 15,7% de la población carece de programas de salud pero Obamacare, que entró en vigor de manera parcial el 1 de octubre, buscará disminuir ese porcentaje.

Para el año que viene el gobierno prevé que cada ciudadano cuente con un programa y quienes incumplan se expondrán a multas de hasta 2,5% de su salario. Las personas que ya tienen planes de salud podrán continuar con los mismos ya que la reforma no tiene como objetivo reemplazar las aseguradoras privadas sino aumentar la competencia y reducir la prima. Para ello están creando un mercado paralelo gestionado por el gobierno federal en el que los ciudadanos podrán seleccionar el plan que más les favorezca a través de Internet, correo, teléfono o en persona. Las aseguradoras, además, no podrán negar a los ciudadanos que opten por un seguro privado la cobertura ni cobrar primas mayores por una condición preexistente.

Las críticas. Los inmigrantes sin papeles y otros grupos minoritarios no serán cubiertos por los planes. Las empresas con más de 50 trabajadores tendrán que proporcionar a su nómina seguros a partir de 2015, al igual que las compañías de 25 o más empleados con sueldos por debajo de los 40.000 dólares, por esto muchas están disminuyendo las horas de trabajo así como el número de contratados para no tener que pagar los planes. Argumentan que no pueden costear más gastos dentro de su presupuesto, lo que ha causado temor entre empleados de bajos ingresos que se verán doblemente afectados por tener que recortar sus ganancias y pagar obligatoriamente pólizas.

Como ejemplo, The Guardian publicó que la cadena de tiendas de ropa Forever 21 dijo el mes pasado a su personal que la mayoría pasarán de trabajar tiempo completo a tiempo parcial. La empresa negó que la medida tuviese algo que ver con el Obamacare, sin embargo, le ayudará a evitar el mandato en virtud de la legislación. Por la misma razón, a principios de este mes Seaworld, que opera 11 parques de entretenimiento a través del país, bajó el límite de horas para sus empleados de 32 a 28 .

Alejandro Bello

Médico

Alejando Bello, de 50 años de edad, nació en Cuba donde estudió Medicina con especialidad en traumatología. Ejerció la profesión en Venezuela durante 10 años y actualmente está en Miami trabajando como enfermero superior para una aseguradora mientras tramita su equivalencia. “El problema en Estados Unidos es que la medicina es curativa, no preventiva. Se espera a que la persona se enferme y se cobra más por curarla. No hay una política de mantener a la gente sana”, afirmó.

Mayumi del Rey

Evaluadora de seguro

Mayumi del Rey, una venezolana de origen cubano, es evaluadora de seguros en Miami. A pesar de que su compañía cubre parte de su póliza tuvo que renunciar a ese programa porque le resultaba excesivamente costosa la prima, por eso ahora está aplicando para los seguros del gobierno. “La incertidumbre es para la empresa privada ya que probablemente tengan que aumentar sus gastos para cubrir obligatoriamente los seguros de sus empleados”, expresó con preocupación.